domingo, 21 de agosto de 2016

Tips para cocinar cerveza con miel

Cocinando cerveza con miel

Cerveza con miel
La miel es un ingrediente que se ha vuelto muy popular en la elaboración de cerveza. Cualquier estilo se ve enriquecido por la complejidad de sabores y aromas que aporta. Pero no todo es tan sencillo en la vida del cervecero. La elección de la miel no es lo único importante al momento de elaborar la cerveza, ya que dependiendo de la zona donde se encuentran las colmenas variará su sabor y aroma. También la forma de incorporarla puede producir contaminación debido al contenido de enzimas y levaduras presentes. Vamos a tratar de dar algunos tips para poder aprovechar al máximo este dulce ingrediente.

El primer paso es probar la miel: si el sabor y aroma son suaves y agradables del mismo modo se hará presente en la cerveza. En cambio si es muy fuerte como la miel de eucalipto, el resultado puede no ser el esperado ya que predominarían los aromas y sabores más fuertes sobre los base de las maltas y lúpulos. La miel no debe tener conservantes ya que estos pueden matar a las levas al momento de incorporarlo a la fermentación.

Dos son los métodos más usados frecuentemente:
  • Agregar durante el hervor.
  • Agregar durante la fermentación.
El primer método es el más seguro ya que el hervor mata las enzimas y levas salvajes presentes en la miel. El mayor inconveniente es que la deliciosa fragancia que sentimos durante el hervor implica que estamos perdiendo aromas y sabores. Usualmente se agrega en los diez minutos finales de la ebullición.

El segundo, un poco más riesgoso pero más provechoso, es pasteurizar la miel. Detallo el procedimiento que me ha dado muy buenos resultados.
  • Diluir la miel con agua hervida hasta alcanzar la misma densidad del mosto, al cual será agregada
  • Mantenerla a 85°C por dos horas
  • Enfriar hasta alcanzar la misma temperatura del mosto (el enfriador debe estar sanitizado)
  • Agregar al mosto durante el kraeusen (máximo pico de fermentación).
Recomendaciones a tener en cuenta:
  • No usar más del 10% de miel en el total de la receta.
  • La miel está compuesta por distintos tipos de azúcares que serán fermentados incrementando la graduación alcohólica. Comenzar la receta con una densidad más baja es lo recomendado ya que si nuestras levas no tienen tolerancia al alcohol se pueden producir problemas durante la fermentación o gasificación natural.
  • La miel carece de nutrientes por lo que puede demorar más en terminar la fermentación, esta falta de nutrientes se puede compensar con el agregado de nutrientes para levadura. En lo personal nunca los he utilizado en la cocción de una Honey, pero sí en la elaboración de hidromiel.
Espero que estos tips te sirvan para hacer una deliciosa cerveza con miel. Como siempre estoy dispuesto a probarla, con fines científicos (??

¡Buena cocción! 

1 comentario:

  1. Hola Flavio, muy buenos consejos. Soy principiante en esto y te quisiera consultar si conocès cervezas con arrope. Saludos!

    ResponderEliminar